Todo Sobre el Vivir Encantadoras flores rojas en un hermoso día - Todo Sobre el Vivir Banner

Niño Milagro


Niño Milagro - El Accidente
El martes 27 de julio de 2010, alrededor de las 5:30 p.m., nuestro hijo de dos años de edad, Joel, se cayó en la zanja detrás de nuestra casa en Wijngaarden (Holanda). Probablemente estuvo en el agua de 5 a 15 minutos antes de que su hermano, Timo, (de cinco años) lo encontrara.

Ese día Joel vestía un suéter con rayas muy brillantes, lo que hizo fácil verlo en el agua. Él nunca usaba ese suéter. Retrospectivamente, reconozco que Dios me llevó a ponerle a Joel ese suéter de colores ese día. Timo llamó a su padre en seguida y Bram, mi esposo, sacó el cuerpo sin vida de Joel del agua y lo llevó a la casa. Yo estaba ocupada en la casa cuando lo escuché llamarme. Por su voz podía decir que algo malo había sucedido, así que corrí afuera, sin ponerme los zapatos. Bram venía corriendo con Joel en sus brazos. Lo empecé a resucitar inmediatamente y Bram llamó al 911.

Yo ya estaba sintiendo la ayuda y el apoyo de Dios en aquel momento, porque a pesar del pánico aún podía hacer la maniobra de resucitado. Joel estaba completamente flácido, frío y azul. No mostraba señales de vida, ni siquiera durante mis intentos para resucitarlo. Mientras tanto, orábamos por él constantemente. Estábamos desesperados, porque realmente pensamos que habíamos perdido a Joel. Entonces, porque Dios nos dijo hacerlo así, pusimos nuestras manos en su frente y declaramos vida en el nombre de Jesús. ¡Fue entonces cuando la resucitación comenzó a funcionar y él comenzó a respirar y gemir muy débilmente! De por sí, fue un gran milagro el que Joel hubiera regresado a la vida, pero en aquel momento yo estaba muy preocupada de que quizás Joel había sufrido daño cerebral. Así que seguimos orando pidiéndole a Dios que impidiera que Joel sufriera algún daño cerebral.

Poco después llegaron los paramédicos y la policía. Habían llamado también al helicóptero de traumas, pero ellos no supieron adónde ir y accidentalmente aterrizaron en el lugar equivocado en Wijngaarden. Algunos policías fueron a buscar al médico del helicóptero de traumas y nos lo trajeron.

El médico del helicóptero de traumas examinó a Joel en nuestra casa, le administró los tratamientos preliminares, incluyendo tratamiento intravenoso y oxígeno. Joel respiraba, pero no respondía a nada. Los paramédicos dijeron que esto era probablemente porque su cerebro había estado sin oxígeno por un tiempo. Mientras el médico y los paramédicos trataban de estabilizar a Joel, yo llamé a varios amigos de nuestra iglesia y les pedí que oraran por Joel. Luego ellos llamaron a todos los otros miembros de la iglesia (y a otros) para transmitir esta petición de oración a otros cristianos. De esta manera, en poco tiempo, muchas personas estaban orando por Joel. Cuando Joel se hubo estabilizado lo suficiente para ser transportado, lo llevaron al Hospital de Niños Erasmo/Sofía, en Rotterdam.


Niño Milagro - El Tratamiento
En la unidad de emergencias le aumentaron lentamente la temperatura a Joel, porque estaba hipotérmico. Le tomaron radiografías de los pulmones y también muestras de sangre. Tenía que permanecer en observación en la Unidad de Cuidados Intensivos. Los latidos y ritmo de su corazón, saturación, respiración y presión sanguínea fueron monitoreados. Nos dijeron que en casos como éste, a menudo ocurren complicaciones, como pulmonía o ahogamiento secundario (SDRA). Debido a que el cerebro de Joel había estado sin oxígeno, existía la posibilidad de que hubiera sufrido daño cerebral. Sus niveles de saturación (contenido de oxígeno en la sangre) estaban demasiado bajos. Por eso todavía le administraban oxígeno. También le administraron un líquido, vía intravenosa, para aumentarle la presión sanguínea. Su respiración era demasiado rápida y muy irregular. Continuaba tosiendo, a causa del agua de la zanja que todavía estaba en sus pulmones.

Bram se quedaba con él durante la noche, y yo me quedaba con él durante el día. La enfermera dijo que no tenía sentido que me quedara con él todo el tiempo, porque estaba muy mal y demasiado agotado para despertarse. Pero esa misma tarde, alrededor de las 9 p.m., Joel se volvió cada vez más activo, ¡e inclusive comenzó a hablar! Me contó todos los detalles de cómo se cayó en la zanja. Me dijo que estaba tratando de tirar un pedazo de madera en el agua, pero era demasiado pesado y lo hizo caer al agua. Dijo que se hundió del todo en el agua, que se mojó todo, que estaba muy oscuro ahí abajo, que no podía respirar y que no podía llamar a papá, porque tenía la boca llena de agua. Dijo que le dio mucho miedo.

A media noche comenzó a cantar una canción que él mismo inventó. Al terminar la canción gritó "¡Aleluya!" tres veces, tan fuerte, que toda la Unidad de Cuidados Intensivos podía oírlo. También continuaba hablando de "la canción de Navidad". Más tarde, averiguamos que hablaba de la canción "Gloria a Dios." ¡Pensamos que esto era muy especial! Al final de la noche le quitaron la mascarilla de oxígeno, y al amanecer Joel estaba lo suficientemente estable para quitarle la mayor parte del equipo de monitoreo.

Al día siguiente, Joel saltaba en su pequeña cama. Hablaba por los codos, queriendo sacarse todos los cables, los tubos, el líquido intravenoso, y bajarse de la cama. Pero los niveles de saturación en su sangre todavía estaban muy bajos, así que todavía tenía que seguir conectado al monitor y permanecer en cama. De la Unidad de Cuidados Intensivos lo mudaron a la unidad de cuidados regulares. Debido a que la unidad de cuidados regulares en Rotterdam estaba llena, el miércoles por la tarde lo llevaron en ambulancia al Hospital Beatrix, en Gorinchem. La saturación no estaba en el nivel máximo (100), sino alrededor de 92, y por eso todavía seguía monitoreado. Todo el mundo notaba lo alerta que estaba Joel. Bromeaba y recordaba todo, ¡lo que demostraba que probablemente no había sufrido ningún daño cerebral! El personal en el hospital pensaba que eso era un milagro. También pensaban que Joel tenía una fuerza excepcional para recuperarse. ¡Nosotros consideramos esto una oración contestada!

Al día siguiente (29 de julio), la saturación en su sangre estaba bien. Por la tarde el hospital nos permitió llevarlo a casa. ¡Ni siquiera tenía que regresar para algún chequeo rutinario! El pediatra no detectó ningún ruido en sus pulmones. Pensaba que era un milagro que se hubiera recuperado tan rápidamente, que no hubiera ningún daño cerebral y también que no tuviera neumonía, a pesar del agua tan sucia de la zanja que tuvo en los pulmones. El pediatra dijo: "¡Un poder superior debe haber tenido algo que ver con esto!" Le dijimos que sabíamos quién era ese Poder Superior: ¡Nuestro amado Padre celestial! Joel significa: Yahweh es Dios, o Yahweh es mi Dios. Dios ha demostrado muy claramente en la vida de Joel que Él es el Dios vivo, todopoderoso, ¡que todavía realiza milagros hoy!


Niño Milagro - Los Resultados
¡Joel sigue bien! Tiene mucha energía, es inteligente y se comporta como si el accidente nunca hubiera ocurrido. Si lo ve ahora, no creería que hubiese estado tan flácido, frío y azul, sin respirar y sin reaccionar. ¡Qué diferencia! Nosotros todavía no lo podemos entender. Parece como si Dios nos hubiera dado a nuestro hijo por segunda vez. Lo miramos con asombro, como si estuviéramos mirando a un bebé recién nacido. Ahora notamos todas las cosas divertidas, hermosas, y graciosas de él como si las estuviésemos viendo por primera vez. Es una experiencia tan especial. Nos damos cuenta de que podría haber terminado de forma muy distinta. Joel pudo haber muerto o pudo haber terminado en coma. Pudo haber quedado incapacitado mental o físicamente, si hubiera sufrido algún daño cerebral. Gracias a Dios, no le sucedió nada de eso.

Dios realizó milagro tras milagro. Joel no sólo regresó a la vida, sino que también se recuperó muy rápidamente y no sufrió ningún daño cerebral, no contrajo neumonía, ni ARDS, ¡y no hubo ninguna complicación! Ni siquiera se resfrió, a pesar de haber estado por tanto tiempo en el agua fría. Tampoco hubo ninguna señal de trauma ni pesadillas, aunque Joel recuerda muy bien lo que sucedió, y todavía nos puede mostrar el lugar exacto donde sucedió. Esto es milagroso también. El resto de la familia tampoco ha sufrido ningún trauma. Dios no hace trabajos a medias; ¡el milagro es completo! ¡A Dios sea todo nuestro agradecimiento y gloria!

Espero y oro para que este testimonio sea de aliento para usted en su situación personal. En Mateo 19, versículo 26, leemos que lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. ¡Él es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos! (Efesios 3:20)

¡Aprenda sobre Milagros!

Esta es una historia de la vida real por Corina Verschoor.



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





How can I know God




When you die, why should God let you into heaven?


Derechos de Autor © 2002-2019 AllAboutLiving.org, Todos los Derechos Reservados